html site templates

ACUERDO INSTITUCIONAL

Acuerdo Institucional de Convivencia


 FUNDAMENTACIÓN
La concepción educativa que subyace al Ideario de la Congregación de Hermanas Azules plantea el desarrollo integral e individualizado del alumno. Presta especial atención a los ámbitos efectivos y a la relación de los alumnos, respeta y valora la pluralidad de manera de ver el mundo y de actuar, y centra la intervención escolar, en hacer al educando autónomo y responsable de sus actos.
Como Institución, optamos por un modelo democrático de escuela, donde se promueve una convivencia satisfactoria entre todos los miembros de la comunidad educativa. Este convivir es el resultado de acciones y valores compartidos por todos. El respeto, el cuidado del otro, la comunicación, la solidaridad, la responsabilidad, la coherencia entre el decir y el hacer, la tolerancia, la justicia y el ejercicio de la libertad responsable, han de constituir el entramado de dicha convivencia.
Todo grupo humano que pretende realizar una acción compartida, necesita establecer reglas que regulen los comportamientos de cada uno de los actores, para que éstos confluyan en la realización de la tarea común. En este sentido, las normas tienen como fin la construcción de un clima, que permita el desarrollo de una actividad específica, es decir, abren el espacio para que las tareas sustantivas puedan realizarse.
Clima definido como un ambiente de apoyo, de pertenencia, donde se atiende, dentro de los posible, las necesidades individuales de sus miembros, con una ética de preocupación mutua, y donde se enseña a los alumnos, desde que ingresan al sistema, a comportarse de manera constructiva y solidaria, y a organizarse socialmente.
La elaboración de los ACUERDOS INSTITUCIONALES DE CONVIVENCIA, en concordancia con el Ideario de la Congregación, busca precisamente, mejorar las condiciones en que se establecen los vínculos interpersonales en la escuela. La educación social y la educación moral han de permitir actuar, con comportamientos responsables dentro de la sociedad ...una sociedad pluralista, en la que las propias creencias, valoraciones y opciones, han de convivir en el respeto a las creencias y valores de los demás.
La desaparición de la seguridades absolutas, la coexistencia de diferentes modelos de vida y los contextos sociales complejos, exigen de cada sujeto, un esfuerzo de construcción de criterios morales propios, razonados, solidarios y no sometidos a exigencias heterónomas.
A largo plazo, es formar ciudadanos comprometidos, crítica y activamente con su época y mundo, a través del aprendizaje y la práctica de valores religiosos y democráticos.
Esta Comunidad Educativa, comprometida con los VALORES EVANGÉLICOS, sustentados en el Ideario de las Hermanas Azules, tiende a promover:
Un pensamiento moral, autónomo, justo y solidario.
Competencias dialógicas que predispongan al acuerdo justo y a la participación democrática.
Compresión crítica de la realidad, personal y social.
Reconocimiento y asimilación de los valores universalmente deseables.
Adecuado conocimiento de sí mismo.
Un ambiente escolar, facilitador del trabajo cotidiano, basado en la confianza mutua, el diálogo y el intercambio de ideas.
Construcción, comprensión y respeto de las normas de convivencia que regulan la vida colectiva.
Por lo tanto, esta Institución Educativa entiende la disciplina como AUTODISCIPLINA, por la que cada uno elige, con responsabilidad, la forma de pensar, decir y obrar dentro del encuadre que marcan las PAUTAS DE CONVIVENCIA establecidas.
DIMENSIÓN NORMATIVA
Es parte de la cultura escolar, la necesidad de elaborar de una serie de normas que faciliten la organización y la responsabilidad compartida. Sólo garantizando el cumplimiento de las mismas, la comunidad puede proteger los derechos y deberes de sus miembros. Las pautas de convivencia deben ser una herramienta escolar que permita resolver conflictos.
LOS ALUMNOS...
Tratarán con respeto y cuidado a todos los miembros de la comunidad. En consecuencia, no se aceptará, agresión alguna.
Respetarán los símbolos patrios.
Se comprometerán con los valores cristianos: respeto - solidaridad - verdad - justicia - tolerancia
Cumplirán con los horarios escolares establecidos.
Se responsabilizarán respecto de las obligaciones asignadas.
Mantendrán una actitud positiva frente a cualquier actividad escolar.
Cumplirán con las obligaciones administrativas.
Cuidarán el aseo personal y el uniforme.
Asumirán una actitud crítica frente a los propios comportamientos.
Adecuarán la conducta a la situación escolar.
Traerán los materiales exclusivamente necesarios para la jornada escolar.
Mantendrán una actitud de sana convivencia con los otros, en cualquier situación institucional
Participarán en la elaboración y evaluación de las pautas de convivencia.
 
LOS DOCENTES…
Serán referentes en su práctica educativa, de valores cristianos y democráticos.
Cumplirán responsablemente con las obligaciones asignadas de acuerdo con su rol.
Mantendrán una actitud crítica de sus propias prácticas.
Estarán abiertos al diálogo.
Devolverán una imagen positiva al alumno.
Tendrán una actitud cálida y serena en el trato
Actuarán como mediadores de conflictos.
Ayudarán a pensar y a encontrar opciones válidas.
Tendrán un accionar en relación con una ética profesional.
Mostrarán cohesión y coherencia de actuación, en el abordaje de conflictos.
Valorarán más lo que el alumno puede, sabe, siente, que lo opuesto.
LOS PADRES...
Asumirán sus responsabilidades en el proceso de formación de sus hijos.
Cumplirán las obligaciones contraídas con la Institución
Se informarán sobre las normas que rigen en la Institución y acompañarán a sus hijos en el cumplimiento de las mismas.
Se dirigirán respetuosamente y amablemente hacia los miembros de la comunidad.
Cuidarán la relación de sus hijos, con los docentes.
Utilizarán los espacios de participación, ofrecidos por la Institución.
Tendrán en cuenta las orientaciones realizadas por algún miembro de la comunidad.
Buscarán acuerdos, para negociar sus diferencias.
ENTRE LOS ADULTOS...
Compartirán los valores cristianos, emanados del Ideario de la Congregación.
Serán escuchados, respetados y valorados en su singularidad, por lo tanto, no se aceptará el maltrato, la discriminación, la descalificación o la agresión, a través del lenguaje verbal escrito o corporal.
Se comunicarán clara, sincera y efectivamente, generando un trato confiable, entre ellos.
Establecerán relaciones basadas en la justicia y en la equidad, evitando el abuso de poder, que confiere el rol.
Participarán democráticamente, en las cuestiones globales de la Institución, manifestando sus opiniones, que serán acogidas con atención.
Respetarán la identidad profesional que compete a los docentes.
Buscarán acuerdos, para negociar sus diferencias.
Serán modelo positivo, mediante sus comportamientos personales.
Mantendrán relaciones cuidadosas con los demás.
EL USO DE LOS TIEMPOS COMPARTIDOS...
Asistirán puntualmente respetando los tiempos de entrada y salida, todos los miembros de la comunidad.
Cumplirán con la distribución horaria escolar, tanto en lo referente al trabajo áulico como recreativo.
Las inasistencias deberán ser justificadas de algún modo, ante la autoridad competente.
Es necesario cumplir, con un determinado porcentaje de asistencia, para poder ser calificado y promovido.
Distribuirán adecuadamente los tiempos, a fin de evitar las superposiciones y acumulaciones de actividades.
EL CUIDADO DE LOS MATERIALES Y EL MOBILIARIO...
Colaborarán con el mantenimiento del orden e higiene del establecimiento.
Utilizarán adecuadamente los espacios asignados a cada tarea.
Cuidará cada miembro, de sus pertenencias y de las ajenas.
Tratarán cuidadosamente los recursos materiales existentes.
Colaborarán con la reparación de los daños ocasionados.
Se supervisará con frecuencia, el estado de los materiales de la escuela, para evitar posibles peligros físicos.
ESTRATEGIAS DE INTERVENCIÓN
Observación oral, que incluye la limitación de la conducta y la consecuencia del acto. Las consecuencias lógicas son las sanciones por reciprocidad:
La exclusión del grupo, con la posibilidad de reincorporarse cuando considere que podrá comportarse correctamente.
La apelación a la consecuencia directa y material del acto.
La privación del objeto que haya utilizado mal.
La restitución.
Entrevistas de reflexión. El objetivo, en este caso, es que la persona intente el análisis de su conducta, a fin de obtener claridad, sobre los propios aspectos implicados, iniciándose en el autoconocimiento. En la finalización de la entrevista se elaborará un compromiso de modificación de la conducta, a concretarse en un tiempo determinado.
Información y/o citación a los padres. Encuentros para crear acuerdos y compromisos entre la familia y la institución. Derivación al profesional correspondiente, en el caso de ser necesario
Tutorías: Son un espacio centrado en el conocimiento y la orientación del alumno , tanto individual como grupal. Está a cargo de un docente capacitado a tal fin. En este ámbito se intenta facilitar la resolución del conflicto, a través de estrategias comunicativas y participativas. La tutora tiene delimitado, con cada curso, un encuentro semanal de un módulo y/u hora cátedra de duración, dentro del horario escolar.
Sistema de créditos: Si bien en cada uno de nosotros, la posibilidad de equivocarse, está siempre presente, también lo está, la de modificar actitudes , en beneficio de una convivencia más armónica. La observación de la falta se realiza en este caso, a través de un método basado en el interjuego de puntajes llamados créditos. Estos pueden perderse o recuperarse, de acuerdo con el desarrollo de la conducta de cada alumno. Desde esta perspectiva, la falta ya no es una marca indeleble; es la oportunidad para reflexionar y para revertir el sentido de las propias acciones. Este sistema se llevará a cabo, a través de cuerpos colegiados organizados en la Institución, los que pensados primordialmente como estrategias de prevención de lo conflictos, también se ocuparán de sancionar las faltas. Estos cuerpos son el Consejo de Aula para Primaria y el Consejo de Alumnos para Secundaria. Arribar a esta instancia, significaría haber transitado por todas las posibilidades, anteriormente mencionadas.
Este sistema funciona del siguiente modo:
Cada alumno contará 100 créditos al inicio de Primaria y Secundaria.
Cuando un alumno arribe a 70 créditos, se dispondrán días de suspensión.
La cantidad de días a ser suspendido y el momento para hacerlo quedarán a criterio del Cuerpo Directivo y Docente.
Las inasistencias provocadas, por días de suspensión, estarán reguladas por el régimen correspondiente a cada nivel.
Cuando un alumno arribe a 60 créditos, pone en riesgo su matriculación para el año siguiente. Podrá acceder a la misma, sólo acrecentando su puntaje a 71, es decir, a través de cambios de actitud considerables.
Los padres estarán informados oportunamente del desarrollo de la conducta de sus hijos, mediante una constancia de créditos. Además, quedarán registrados en el boletín de calificaciones, los créditos alcanzados por cada alumno.
La acreditación en Primaria, será trimestral y en Secundaria, anual.
Cada alumno iniciará el año escolar siguiente con la cantidad de créditos obtenidos en el año anterior.
CUERPOS COLEGIADOS
En la 1° y 2° sección del Nivel Inicial, no se trabaja con cuerpos colegiados, en razón de las posibilidades evolutivas de los alumnos. Por ello, la formación de lo social tiende a promover:
La traducción del lenguaje corporal, en palabra.
El reconocimiento de los propios sentimientos y los de los otros.
La aceptación de los límites, como marco de orientación de su comportamiento.
La construcción de normas que regulen el funcionamiento grupal.
CONSEJO DE AULA
Esta modalidad se implementa en la 3° sección del Nivel Inicial y Primaria, siendo sus objetivos:
Desarrollar hábitos de participación como: saber escuchar, opinar, descubrir y respetar otras opiniones, aceptando las diferencias entre ellas.
Generar un mayor sentimiento de pertenencia, a su grupo de pares y a la Institución.
Promover actitudes de compromiso: consigo mismo, con los otros y con la tarea.
Lograr la participación activa y responsable de los alumnos, en la elaboración y cumplimiento de las normas de convivencia entre pares, con los docentes y con el resto de los miembros de la comunidad educativa.
Programar actividades escolares y extraescolares culturales, científicas, informativas u otras de interés educativo para los alumnos.
Promover actividades solidarias y de colaboración con las necesidades de la comunidad.
Debatir problemáticas: propias del curso o del establecimiento.
Encontrar estrategias no violentas ni destructivas, para la resolución de los conflictos y la negociación de los desacuerdos.
Sancionar, cuando se transgredan, las normas establecidas. Tareas que estarán a cargo del docente.
Evaluar su propio funcionamiento, periódicamente.
Su funcionamiento consiste, que en cada curso, todos los alumnos se reunirán con su docente, en día y hora asignados, con una frecuencia quincenal, que estará sujeta a las necesidades del grupo. Según el nivel escolar del que se trate, el docente podrá incluir como posibilidad la figura del alumno coordinador y/o secretario, en cada reunión.
El coordinador será el encargado de comunicar los temas del día, dará la palabra, controlará los tiempos adecuadamente y el secretario confeccionará el acta correspondiente, procediendo luego a su lectura, con la firma de dos miembros del grupo. Ambos serán cargos rotativos (para que todos puedan asumirlos) y elegidos por votación y con duración a definir. El docente intervendrá arbitrando las discusiones, marcando las contradicciones que surjan, y hacia el final, cerrará el encuentro y dará una propuesta para el próximo.
En Nivel Inicial y Primaria, cuando la Asamblea tenga que tratar una conducta inapropiada, ocurrida en hora de clase común o especial, los alumnos, con el/los docente/s procederán a establecer el grado de gravedad del hecho, implicancias, consecuencias y opciones, a partir del debate conjunto.
Será el/los docente/s los que determinarán la sanción a implementar, reflexionando luego con el niño en cuestión, acerca de su proceder, como parte del seguimiento del alumno.
Solamente en Primaria, se utilizará el sistema de créditos, como otra estrategia sancionadora, siendo únicamente el docente el que establecerá la pérdida o recuperación de créditos y su cantidad. La recuperación de créditos será trimestral.
CONSEJOS DE ALUMNOS
Esta modalidad se implementa en Secundaria, siendo sus objetivos:
Colaborar para una convivencia armónica, entre todos los miembros de la Institución.
Reflexionar y debatir sobre distintas situaciones conflictivas, que los afecten.
Buscar otras alternativas de comportamiento y evaluar las posibles consecuencias.
Desarrollar el juicio crítico y el sentido ético.
Recepcionar propuestas de los delegados.
Evaluar su propio funcionamiento periódicamente.
Este Consejo está compuesto por:
Integrantes fijos: dos delegados de cada uno de los cursos, elegidos por sus pares.
Integrantes rotativos: Directivos, Profesores y/o Preceptores disponibles.
ELECCIÓN DE LOS ALUMNOS DELEGADOS
Se estimulará la participación y el compromiso de todos los alumnos, como requisito previo a la elección.
Los alumnos del curso que estén interesados podrán postularse, realizando campañas en las que promocionen sus propuestas.
Los elegidos, respondiendo al perfil del delegado, surgirán de la votación por mayoría.
Se elegirán tres delegados por curso como: dos, en carácter de titulares y uno suplente.
PERMANENCIA DE LOS ALUMNOS DELEGADOS
La permanencia en la función será de un cuatrimestre, con la posibilidad sólo de ser reelectos por dos períodos en el mismo nivel (Secundaria). Esta decisión se sostiene en la idea de ejercitar estos roles responsables, en la mayor cantidad de alumnos posible, evitar el rótulo del buen o mal comportamiento, como si fuera un signo irreversible y alentar la posibilidad de colocarse en el lugar del otro y en roles no habituales.
REMOCIÓN DEL CARGO
El delegado podrá ser removido de su cargo en caso de:
Pedido mayoritario del curso o de los adultos de la Institución. El mismo deberá ser solicitado al Consejo, debidamente fundamentando y aquél resolverá en forma definitiva.
Reincidir en conductas sancionables o participar en hecho que se consideren de gravedad.
FUNCIONAMIENTO
El Consejo se reunirá quincenalmente. El cronograma de reuniones será establecido al comienzo de cada trimestre por la Dirección del Nivel Secundario
En caso de tener que resolver una situación urgente, se llamará a reunión extraordinaria.
El desarrollo de cada reunión se hará constar en el libro de Actas de Consejo de Convivencia Escolar.
Las reuniones se llevarán a cabo con un mínimo de tres adultos y dos delegados por curso convocado.
DINÁMICA
Frente a la falta cometida por un alumno/s, el docente o cualquier agente implicado en la situación, le/s informará de la derivación al Consejo para el tratamiento del caso.
El docente lo asentará en el cuaderno destinado a tal fin, solicitando además la cantidad de créditos, que a su criterio, el alumno debiera perder.
El caso se tratará en el Consejo, teniendo en cuenta todo lo realizado con el alumno para el mejoramiento de su conducta, así como también la frecuencia, gravedad, etc.
Las partes involucradas deberán dejar por escrito y/o presentarse en la reunión para expresar sus propias versiones de los hechos y ejercer sus respectivos descargos. Estos serán entregados a los delegados, previamente a la reunión del Consejo.
Se reflexionará sobre la falta y los posibles caminos a seguir.
Serán los adultos del Consejo, los que estimen la cantidad de créditos perdidos, en concordancia o no, con lo solicitado por el docente.
Los delegados informarán al curso sobre lo tratado en las reuniones del Consejo y serán los responsables de comunicar al docente, la resolución final.
Será éste mismo, el encargado de informarle al alumno, la cantidad perdida y de reflexionar con él, sobre las sugerencias elaboradas por el Consejo, con el fin de modificar el comportamiento.
En cada caso, será el docente, el encargado del seguimiento de los alumnos presentados por él mismo, al Consejo; seguimiento realizado a través de encuentros de reflexión, citación a los padres, etc.
Habrá también un momento al finalizar el ciclo lectivo, para la recuperación de los créditos perdidos; siempre y cuando no haya tenido pérdida de créditos en el último trimestre.
El Consejo evaluará el progreso del alumno, en función de los informes enviados por los docentes.
La cantidad de créditos a recuperar, será sólo decisión de los adultos del Consejo.
La participación de los delegados en este cuerpo escolar, se centrará en la reflexión, discusión y búsqueda de posibles soluciones para cada una de las situaciones problemáticas. También serán el nexo entre el Consejo y su grupo, para la recepción de propuestas.
Es facultad del Consejo Directivo:
Tomar decisiones en relación con los alumnos, sin consultar al Consejo de alumnos, si la gravedad del caso particular , así lo requiriese.
Determinar cantidad de días de suspensión y el momento adecuado para ello.
Comunicar a las familias la condición del alumno, como consecuencia de las faltas evaluadas
Determinar cantidad de días de suspensión y el momento adecuado para ello.
Comunicar a las familias, la condición del alumno, como consecuencia de las faltas evaluadas.
Resolver situaciones de no matriculación.
DEPARTAMENTO DE CONVIVENCIA
Se contará con un Departamento de Convivencia dedicado al seguimiento y evaluación de la relaciones en la escuela, donde se analizarán las fortalezas y debilidades de lo distintos componentes que forman el Acuerdo de Convivencia Institucional. A partir de allí, se podrán realizarlos ajustes necesarios, con el consenso de la comunidad

Dirección

Primaria y Secundaria
Maipu 3737                    
Inicial : Santa Juana de Arco
3702
Ciudadela (1702) Prov. Bs. As

Contacto

011-46534067
011-44886538