free site design templates

TRAYECTORIA


Marzo de 1933….El P.Agustín Elizalde pide al Sr.Obispo “permiso para que las beneméritas Hermanas de la Inmaculada Concepción de Castres” pudieran fundar, en Ciudadela, un Colegio.
 
 La historia se especializa y desde allí, vuelve a indagar lo que quedó indecible de esa historia. Lo que no se dijo, lo que no se pronunció. Sin embargo, las imágenes del pasado nos irrumpen de pronto, y por eso hoy, cobran más sentido.
 
 Tienen sentido en su acontecer en el presente, es decir, cuando en el cruce con el ahora, se constituye en nuevo relato o construcción.
 
 En esta historia, aparece primero, un vínculo inmediato, el RECUERDO, que tiene relación con nuestras propias biografías como docentes azules, como alumnos. A través de él, nos relacionamos con las TRADICIONES, basadas en la MEMORIA, que representa los recuerdos acumulados en comunidad, seleccionados, condensados, y transmitidos, de generación en generación, por todos aquellos que fueron pasando por “nuestra casa”.
 
 Esta MEMORIA COLECTIVA hace que imágenes de un pasado común, legitimen el presente. Es memoria construida.
 
 Pero….este “devenir comunidad” se viene realizando en la historia, en medio de tensiones, realizaciones, contradicciones, en un permanente y dinámico proceso entre lo que es y lo que debe ser, entre el ya y el todavía - no.
 
 Y desde aquí, muchas etapas de nuestra historia institucional, aparecen significadas, por momentos vinculantes:
 
 La presencia siempre atenta de las hermanas
 El tiempo de ampliación y crecimiento del edificio, en el que toda la comunidad educativa participó e hizo su aporte
 El trabajo de aquel primer grupo de profesores que impulsó el crecimiento del Secundario
 Las clases de piano y de francés, ya que el Colegio era sede de la Alianza Francesa
 El momento en el que inauguramos el Jardín
 La concreción del Proyecto de Jornada Extendida para el Primario
 Sl acompañamiento y el servicio de todos los padres y especialmente, de aquéllos que pasaron por la Unión de Padres de Familia
 La colaboración del personal administrativo y de maestranza, que en tantos años, brindó su mejor tarea a la escuela
 Y en el mientras tanto y siempre, los docentes enseñando, conteniendo y siendo escucha de sus alumnos.
 Seguramente podría recordarse mucho más. Otros hechos, otros hitos, se inscriben en el recorrido, encuentran sus verdades en el pasado y desde allí, afrontan las vicisitudes de cada día.
 
 Emergen estilos particulares de recordar juntos, de rememorar, de olvidar, de silenciar, de festejar. Recuerdos fijados a fechas, a hechos o personas; otros que ponen en evidencia incertidumbres, concreciones, lapsus, zonas de silencio, alegría.
 
 Mirar el recorrido de estos más de 75 años es historizar. Historizar implica, ligar y desligar recuerdos, traerlos al presente y asociarlos, relacionarlos, estableciendo causa, puntualizando acontecimientos, en una palabra, “entretejiendo”, “cosiendo”, “hilvanando” la trama.
 
 Es hacer historia desde el presente (HOY). Porque es el presente, el tiempo, desde el cual se mira hacia atrás, hacia el pasado (AYER), se vuelve y se avanza en un más allá, hasta el futuro (MAÑANA), en un ir y venir, una y otra vez.
 
 En esa dialéctica, la utopía se constituye como organizador. Da respuesta al presente y desde allí, alcanza el futuro. Descubre el deseo convocante, que tiende a anticipar y a crear, a organizar el trabajo alrededor de proyectos pedagógicos, que sostienen y aportan a esa trama colectiva. Entonces , la utopía recupera la cualidad de transgresión y desafío y, como en aquel pasado soñado o vivido, orienta la experiencia.
 
 Desde esta experiencia vivificante……
 
 PENSAR MÁS de 75 AÑOS… de CAMINO, de MARCHA, de PEREGRINAJE, es aventurarse a soñar con otras formas de “habitar” los lugares, los escenarios, las arquitecturas. Sin olvidar el pasado, trabajar para la construcción de futuros: entrelazar nuestros sueños con los de las primera hermanas que llegaron a Ciudadela –Madre M.Eugenia, y las Hermanas Flaviana, Joaquina, Eugenia, Marcelina y Rafaela – Invitados y convocados, como laicos, en la MISIÓN de EDUCAR, compartiendo su misma vocación, asumiendo su compromiso y un sentido de pertenencia en lo “azul”.
 PENSAR MÁS de 75 AÑOS….de ACOGIDA y de SERVICIO, es pensar en el “cuidado”, en el desvelo, la solicitud, la diligencia, el celo, la atención, la delicadeza. “Cómo me gustaría que cada una de mis casas fuese una familia, que tenga a Dios, como Padre y a María, como su Madre”, decía Emilie. Es pensar, en un modo de ser, mediante el cual se sale de sí mismo y se centra en el otro – en el alumno – con desvelo y solicitud.
 PENSAR MÁS de 75 AÑOS…. con la MISIÓN de EDUCAR, es hacer del “encuentro educativo”, una posibilidad de relación con personas, que nos han dejado “marcas” : hermanas, profesores, maestros, compañeros; porque lo realmente válido, es el estilo de relación, que se establece entre el que enseña y el que aprende.
 PENSAR MÁS de 75 AÑOS….como CELEBRACIÓN, es invitar a participar del “Banquete de la Vida”, en el que el Señor de la Vida, de la Historia, nos llama a participar a todos, como discípulos. Y en la escuela, los chicos, los adolescentes, los jóvenes, que han pasado y que seguirán pasando por nuestras aulas, son los que simbolizan, precisamente, “experiencia vital”.
 Llegados hasta aquí, podríamos afirmar que el tiempo, es el lugar de encrucijada de saberes y sujetos y el CIC, es el espacio que hizo, hace y seguirá haciendo posible, que esta encrucijada tenga lugar.

Dirección

Primaria y Secundaria
Maipu 3737                    
Inicial : Santa Juana de Arco
3702
Ciudadela (1702) Prov. Bs. As

Contacto

011-46534067
011-44886538